8/10/2020 | BYPOR Alex Miller

Mejorar la interconexión rural-urbana post-COVID es clave para la recuperación económica de México.

La interacción e interdependencia entre zonas rurales y urbanas ha existido desde hace siglos, y prácticamente no existiría desarrollo en una sin la interacción de la otra. Y ahora, en la era post-COVID, esta conexión se fortalecerá para traer beneficios mutuos… gracias a internet.

Los retos respecto a esta interdependencia son muchos, comenzando por el hecho de que, de acuerdo a datos del Banco Mundial, para 2050 casi 7 de cada 10 personas vivirán en las ciudades, cuya población se espera crecerá más del doble. Esto significa que las metrópolis requerirán cada vez más recursos del campo: productos de la agricultura, recursos naturales como agua y minerales, entre otros.

¿Cuál es el impacto de este crecimiento? La realidad es que ambos entornos disfrutan de las ventajas de una interconexión.

Beneficios para las ciudades

El desarrollo urbano es prácticamente impensable si no hay desarrollo rural, especialmente en áreas muy dependientes de la agricultura, ya que las ciudades dependen de los recursos que brindan las áreas rurales, y esto no se limita a alimentos o materias primas, sino también a mano de obra y servicios turísticos, por mencionar algunos.

Así mismo, casi todos los sistemas naturales de las zonas rurales son exportados a las urbanas: éstas dependen del campo y el bosque, entre otros ecosistemas, para satisfacer sus necesidades de materias primas como la madera, así como de elementos básicos de supervivencia, como alimentos y agua.

A esto hay que agregar los profundos problemas que presentan las cuidades y que el campo puede ayudar a resolver, como la rápida tasa de urbanización, la pobreza urbana, el espacio limitado, los precios más altos de los alimentos y los servicios limitados de suministro de agua. Un fuerte vínculo rural-urbano en este contexto tiene un mayor potencial para reducir estos problemas del área urbana.

Beneficios para las áreas rurales

Los beneficios para las áreas rurales van desde alcanzar un mayor nivel de actividad económica para satisfacer las necesidades de las ciudades, hasta más oportunidades laborales y conexiones culturales.

No te pierdas: La telesalud (ver un doctor en línea) puede ser buena opción en medio de la pandemia de COVID-19 en México

 Internet: clave para lograr la interconexión rural-urbana y la recuperación económica. Casos mexicanos.

 Una conexión rápida y estable es clave para la recuperación económica y el desarrollo de las áreas rurales, así como para la interdependencia entre áreas. Un ejemplo: las tiendas y los restaurantes de las ciudades pueden pedir alimentos directamente a los productores en línea, lo que aumenta la eficiencia.

Veamos algunos ejemplos de plataformas mexicanas que buscan ayudar a los agricultores nacionales:

ElBuenCampo.com

Colectivo de productores y comerciantes que ofrece alimentos orgánicos y/o agroecológicos, bajo el compromiso del comercio justo con el campo.

Estos alimentos son distribuidos en la Ciudad de México y parte del Estado de México, respetando toda la cadena de producción con el fin de que los productos del campo mexicano sean consumidos de manera local.

Canasta X México

Debido al coronavirus y la pandemia que afecta a productores de frutas y verduras orgánicas del país, se lanzó esta iniciativa para ayudar a su economía.

El proyecto es una iniciativa nacional de economía sustentable y social que busca rescatar los productos orgánicos que ya se tenían destinados para su exportación a Europa, Asia y Estados Unidos, pero que, debido al cierre de fronteras, será imposible enviarlos a sus destinos.

Yolcan

Plataforma que conecta a agricultores locales, consumidores responsables, académicos y los mejores chefs de la Ciudad de México. Es una red de personas comprometidas con el rescate de las chinampas de Xochimilco y, en general, el campo mexicano.

También lee: Los 3 principales retos para tener internet rural

Fuente: Artículo original de investigación

BackAtrás