15/05/2019 | BYPOR Jane Reuter

Banda L: la tecnología de Viasat está haciendo la diferencia

Un servicio confiable, económico e ideal para transmitir datos de baja frecuencia  por aire, mar y tierra.

Si has utilizado el Internet residencial de Viasat o el servicio de conexión que ofrecemos durante vuelos de varias aerolíneas, has experimentado la tecnología satelital de banda Ka: se trata de la banda de alta frecuencia utilizada en nuestros satélites ViaSat-2, ViaSat-1 y WildBlue-1.

Pero lo que posiblemente no sabías es que también ofrecemos servicios que salvan vidas a través de otros satélites, pero en banda L. Este tipo de comunicación impacta a un número menor de personas y tiene menos aplicaciones que nuestros servicios de internet satelital de banda Ka, pero sus beneficios son trascendentales:

  • Los pilotos lo usan para rastrear vuelos.
  • Las entidades que ayudan en casos de desastre emplean la banda L para restablecer las comunicaciones después de fenómenos naturales.
  • Las ambulancias aéreas envían datos importantes del paciente al hospital en dispositivos de banda L.
  • Helicópteros médicos hacen uso de ella durante evacuaciones.
  • Los bomberos reciben datos de voz valiosos y dan seguimiento a información a través de la banda L.
  • Las empresas de servicios públicos la utilizan para monitorear subestaciones remotas y líneas de servicio.
  • Pilotos de helicópteros que dan apoyo a las plataformas petrolíferas marinas más lejanas también dependen de la banda L para comunicarse.

“Viasat es líder mundial en comunicaciones satelitales y somos muy reconocidos por nuestra disruptiva tecnología de banda ancha en Ka”, dijo Buddy Carman, Director de Servicios Móviles por Satélite (MSS) de Viasat para Norteamérica. “En comparación con la cascada que representa la banda Ka, la L es apenas una gotita”.

Entonces, ¿por qué elegir una gotita en vez de una cascada?

Es porque la gotita tiene ventajas únicas que la distinguen. Nuestro servicio de banda L aprovecha la forma de onda Arclight, por lo que funciona bien con terminales de pequeña apertura mientras se está en movimiento o a través de rotores de helicópteros. Su bajo ancho de banda y su frecuencia no son ideales para transmisión de video y navegación por Internet, pero es una opción confiable y rentable para transmitir datos precisos al momento de comunicarse por  aire, mar y tierra.

También funciona bien en todo tipo de clima: con lluvia, niebla y/o situaciones peligrosas. Así mismo, los terminales banda L de Viasat son compactos, ligeros, resistentes y fáciles de instalar.  

Raíces militares

El servicio banda L de MSS de Viasat surgió de un programa desarrollado para el ejército hace casi una década. Con Seguimiento de Fuerza Azul (Blue Force Tracking), los militares pueden ver en tiempo real la ubicación de tropas amigas y hostiles en el campo de batalla, campos minados e infraestructura dañada, enviar mensajes instantáneos y comunicarse por  aire y tierra.

Los ingenieros de Viasat creyeron que esta tecnología, esencial para la milicia, podría tener aplicaciones más amplias. “Tomamos la tecnología principal que desarrollamos para el gobierno y la cambiamos; incluso, de alguna manera, la mejoramos. Creamos algunos diferenciadores de gran valor que nos llevan más allá de las tecnologías existentes y nos posicionan en el epicentro de la próxima generación de evolución y crecimiento del mercado de comunicaciones de máquina a máquina”, dijo Roy Drakos, Director de Desarrollo de Negocios Internacionales de Viasat para Global Satcom. “Ahora estamos aquí, con una perla en nuestras manos y con la capacidad de impulsar nuevos mercados en todo el mundo; además, podemos  mejorar los mercados móviles empresariales que actualmente cuentan con un servicio deficiente”.

Viasat construyó la red de banda L (compuesta de estaciones terrestres, terminales y otros equipos) y la opera utilizando satélites de otros socios: en Norteamérica, opera con el satélite SkyTerra 1 de Ligado Networks; y en Europa, Oriente Medio, África, Asia y el Pacífico, se enlaza con un par de satélites Boeing propiedad de Thuraya. En total, el servicio de banda L de Viasat está disponible en más del 85% de la superficie del planeta.

“La única área que no cubrimos es América del Sur”, dijo Phil Berry, Vicepresidente de MSS de Viasat. “Debido a que la señal móvil es más rentable, generalmente se usa la banda L fuera de las áreas con cobertura. Sin embargo, algunos de nuestros clientes eligen usarla incluso cuando están en el rango de señal para disfrutar de conectividad redundante”.

Ventaja competitiva

Si bien se cree que la banda L es cara, el eficiente diseño de los equipos de Viasat (terminales pequeñas y duraderas en contraste con los equipos más caros y frágiles de algunos competidores) ha roto la barrera de los costos en varios mercados.

A través de una asociación con Outerlink, proveedor de comunicaciones aeronáuticas con sede en Louisiana, Estados Unidos, nuestra banda L ahora se utiliza en más de 300 helicópteros, muchos de ellos dedicados a evacuaciones médicas y otros que brindan apoyo a las plataformas de petróleo y gas ubicadas en el Golfo de México y otras áreas. Cada mes, más y más helicópteros están siendo equipados con esta tecnología.

Debido a que es compatible con multidifusión de voz, la banda L de MSS es ideal para comunicaciones push-to-talk, un método para conversar entre un grupo de usuarios. Su facilidad y eficiencia lo convierten en una opción popular para personas que trabajan en seguridad pública o privada, construcción, transporte y otros campos.

El transporte de datos de sensor proporcionado a través de la banda L es especialmente adecuado para monitorear el clima y equipos ubicados en sitios remotos. Vigilar la infraestructura de áreas no pobladas puede prevenir o reducir la propagación de incendios forestales y otros problemas provocados por tormentas o equipos con fallas. Debido a que no se transmite a través de torres terrestres, que pueden ser dañadas por incendios o tormentas, la banda L es altamente confiable.  

Cuando Puerco Rico fue arrasado por huracanes en 2017, la banda L ayudó a empresas y consumidores a recuperarse. Con la infraestructura tradicional destruida, los comerciantes no podían realizar transacciones con tarjetas de crédito. “Fue un gran problema”, dijo Berry. “Nuestro socio de canal implementó algunas unidades de comunicaciones push-to-talk e integró nuestras terminales a máquinas de punto de venta. De esa manera, la gente podría comprar comida y las tiendas podían generar ingresos. Todo eso ayudó a que la economía se recuperara”.

Grandes oportunidades de mercado

En la actualidad, hay cerca de 1,000 terminales de banda L de Viasat activas, pero el mercado potencial para ella aún es muy grande. “La banda L es realmente un nuevo negocio para Viasat. Extiende nuestra misión corporativa de conectar todo y todos a plataformas y dispositivos más pequeños”, dijo Berry. “Estamos forjando nuestro camino a medida que continuamos aprendiendo más sobre el mercado”.

¿Por qué todo esto se mantuvo tan en secreto?

“Somos un equipo muy pequeño y muy unido”, dijo Drakos. “Tratamos de minimizar el costo y la exposición a través de alianzas estratégicas y de la habilitación de creadores de mercados claves. Pero somos hormiguitas muy trabajadoras y ocupadas. El año pasado, vimos señales muy alentadoras de que nuestro negocio realmente está creciendo. Por fin las empresas con visión de futuro de todo el mundo se están ajustando a las nuevas capacidades que ofrecen nuestra verdadera red de internet y nuestro servicio ”.

Como compañía global de comunicaciones, Viasat reconoce las capacidades de las conexiones de banda estrecha y ancha por satélite. Tanto en aplicaciones comerciales como gubernamentales, las diferentes ofertas de servicios se complementan entre sí. Terminales pequeñas de banda estrecha que proporcionan datos clave de sensores, ubicaciones y voz en nodos móviles y fijos, unidos a conectividad de banda ancha para operaciones y centros de distribución que brindan transmisión de video y mayor rendimiento de datos para satisfacer la demanda cada vez mayor de datos integrados en red.

BackAtrás