09/04/18 | BYPOR Nichole Rostad

En México, Viasat reduce la brecha digital con Wi-Fi de alta velocidad en áreas sin servicio

EL PROGRAMA PILOTO SE AMPLIARÁ EN TODO EL PAÍS CON EL NUEVO SERVICIO DEL VIASAT-2.

Sabes que tienes algo que la gente realmente quiere cuando corren tras el vehículo en el que viajas para tratar de conseguirlo. Eso nos pasó el año pasado cuando un grupo de Viasat estábamos en México como parte de nuestras pruebas de Wi-Fi Comunitario. La gente, que anteriormente no podía tener ningún tipo de servicio de Internet, estaba tan entusiasmada de conectarse que, literalmente, perseguían nuestra camioneta para saber cuándo podrían contratar el servicio.

La respuesta llegará pronto a la mayor parte de México, de hecho ya hay lugares en el norte del país que ya están recibiendo el servicio. A principios de abril, junto con nuestro socio Prosperist, comenzamos a ofrecer el servicio de Internet a través de nuestro nuevo satélite ViaSat-2, que cubre casi todo México. Además de áreas rurales, también hemos comenzado a cubrir ciudades y pueblos de todo el país. Si bien esas zonas pueden obtener un servicio similar al que ofrecemos en Estados Unidos, sabemos que la gente en muchas partes del país no puede pagar un servicio individual para su hogar. Para Viasat, era importante considerar también a esas personas.

Cada año, el mundo desarrollado ve un aumento en la velocidad de Internet, pero todavía hay muchas poblaciones que tienen poca o nula conectividad, especialmente en las áreas rurales. Si bien muchas de estas personas tienen teléfonos móviles, su capacidad para conectarse en el lugar donde viven es muy limitada. Eso se traduce en una gran oportunidad perdida, ya que aquellos sin Internet no pueden formar parte de la economía global fácilmente, tampoco pueden aprovechar las ventajas del aprendizaje a distancia, las fuentes de noticias en línea, las compras o las consultas médicas a través de dispositivos móviles, sin mencionar todas las opciones de entretenimiento y comunicaciones que se ofrecen a través de Internet.

Para las personas en estas pequeñas comunidades, la conectividad a Internet representa libertad, oportunidad, educación y un amplio mundo más allá de sus fronteras en concordancia con la promesa tecnológica del siglo XXI.

Pero siendo improbable que los proveedores tradicionales de servicios de Internet lleguen a su ciudad, y teniendo un servicio celular irregular o inexistente, ¿cómo pueden aprovechar esta vasta reserva de información?

Construyendo una solución

Para tener una idea de cómo Viasat podría comenzar a resolver esta problemática con nuestra tecnología satelital, iniciamos una prueba el año pasado utilizando la cobertura de nuestros satélites en el norte de México.

Descubrimos algunas cosas, por ejemplo, que había una gran demanda acumulada de servicios, particularmente en las áreas rurales. Al igual que en Estados Unidos, la mayoría de las áreas urbanas de México están bastante bien conectadas a Internet, pero esto cambia totalmente cuando hablamos de las áreas rurales del país.

Otra cosa que aprendimos fue que el tipo de servicio residencial que ofrecemos en Estados Unidos no sería asequible para muchas de estas personas en las zonas rurales de México. Entonces, si no podemos lograr que cada hogar cuente con su propia antena, como sucede en el país del norte, ¿cómo obtendrán las personas el servicio que necesitan de una manera asequible?

La respuesta es: con puntos de acceso Wi-Fi. Descubrimos que la mejor forma de hacerlo era conseguir un socio mexicano que supiera cómo funcionan las cosas dentro del país. Este ubicaría una propiedad en una parte central de la ciudad, por lo general una pequeña tienda de abarrotes o, a veces, una casa privada, e instalaría una de nuestras antenas en el techo. Luego, en lugar de conectarse solo al interior de la tienda o casa, la señal estaría disponible a través de un potente punto de acceso a Wi-Fi al exterior del edificio.

Una vez implementado, solo quedaba determinar cómo establecer un precio que fuera asequible para clientes y práctico desde el punto de vista empresarial. Experimentamos con varios modelos diferentes, llegando finalmente a unos pocos planes simples que ofrecían acceso por tiempo o por datos. El objetivo es ofrecer opciones asequibles que compitan con los servicios móviles actuales y den acceso completo a Internet para transmitir videos y navegar.

Finalmente, tuvimos que idear la logística de cómo se llevaría a cabo la transacción. Después de algunos experimentos, creamos un sistema relativamente simple que usa efectivo en un extremo y un portal digital en el otro: el cliente elige el plan, paga con efectivo y recibe un código PIN que permite el acceso a través de un portal en línea, similar al que se usa en el servicio de Wi-Fi de los hoteles.

A partir de ahí, lo único que se necesita es que el dispositivo del cliente se encuentre cerca del punto de acceso (la distancia puede variar según el dispositivo, el terreno, etc.). Algunos de estos puntos tienen áreas de descanso, mientras que en otros, los usuarios pueden simplemente permanecer en su auto, sentarse en el piso o, en el caso de un policía mexicano que vi, en su motocicleta.

Si bien esto podría no ser lo ideal para quienes estamos acostumbrados a tener Wi-Fi en la comodidad de nuestra casa u oficina, las personas que no tenían acceso antes están encantadas de estar en línea sin importar dónde y cómo se encuentren. Algunos llamarán por Skype a un familiar o enviarán mensajes a sus amigos y familiares a través de WhatsApp. Otros descargan música o transmiten videos de YouTube, pagan algunas facturas, hacen tareas o simplemente navegan por las redes sociales.

No es exagerado decir que el Wi-Fi Comunitario de Viasat cambia la vida, no es tan diferente de llevar agua potable o electricidad a quienes no la tienen.

Mirando hacia el futuro

Estoy orgullosa y emocionada de ser parte de esta nueva forma de ofrecer Internet a quienes lo necesitan. Ver la alegría en los rostros de los jóvenes y adultos que pueden conectarse es increíblemente gratificante. Aún más intrigante es saber cómo estos primeros usuarios informarán a los demás acerca de cómo brindamos este servicio a poblaciones similares en todo el mundo.

A medida que incrementemos el servicio a través de ViaSat-2 en México, América Central y el Caribe, usaremos este modelo de Wi-Fi Comunitario en diversas áreas, de la misma manera que lo hemos hecho con estos puntos de acceso de prueba. Con más de 500 ya en funcionamiento y muchos más que pronto se establecerán en todo México, tomaremos en cuenta lo que estamos aprendiendo e idearemos planes para expandirnos globalmente en lugares como América Central y Brasil.

De hecho, recientemente anunciamos una sociedad con Telebras, una empresa brasileña de telecomunicaciones, para proporcionar conectividad a tierra para su nuevo satélite. Vemos aquí otra oportunidad más para llegar a muchos de los habitantes desconectados de ese país con el Wi-Fi Comunitario de Viasat. En solo unos años, comenzaremos a lanzar nuestra constelación global de satélites ViaSat-3, con muchas más oportunidades de proveer Internet a los millones de personas en todo el mundo que los proveedores de servicios de Internet tradicionales han dejado atrás.

Es un momento emocionante. Permanece atento a más desarrollos y mira el video a continuación para conocer a algunas de las personas que conectamos en México.

BackAtrás