20/06/18 | BYPOR Jane Reuter

El futuro de México se ve más brillante con la ayuda de Viasat y un mejor servicio de Internet

Donaciones de Internet y equipo médico mejoran la vida en Pac Chen.

Ninguna de las mujeres nativas de la pequeña ciudad maya de Pac Chen, México, puede leer o escribir. Gracias a Viasat, eso está por cambiar.

El 7 de junio de 2018 dos minoristas de Viasat activaron una conexión a Internet montada en el techo de una escuela primaria de dos aulas ubicada en la comunidad, la cual conectó seis computadoras nuevas (y a los estudiantes) al mundo.

Zachary Ritchie y Jeriah Hershberger se encontraban entre los 58 minoristas de Viasat en México participantes en el Viaje de Incentivos 2018, una estadía de una semana en un centro turístico costero otorgado a los mejores vendedores de la compañía. Como proyecto de beneficencia corporativa, los minoristas de Viasat donaron el servicio de Internet, computadoras, una impresora, un proyector y equipos médicos.

Esas donaciones permiten a Mariana García Solana, residente de Pac Chen, impartir clases de lectura, escritura e inglés a 14 mujeres locales, cuya educación se detuvo en tercer grado.

Esto también significa que Josué, de 17 años de edad, sacará un 10 en química este año, y el único maestro de Pac Chen ahora puede dejarles a sus estudiantes, tareas basadas en Internet.

Así mismo, los equipos médicos donados permitirán que 150 personas sólo tengan que recorrer distancias cortas para ver al médico, en lugar de viajar más de 11 kilómetros a un hospital ubicado en el pueblo más grande (pocos residentes de Pac Chen tienen automóvil).

Las donaciones son regalos bienvenidos en una comunidad que se está integrando paulatinamente al mundo moderno.

Pac Chen se encuentra a dos horas en automóvil de los centros turísticos de Playa del Carmen y Cancún, y como muchas ciudades de la zona, cobró vida a fines del siglo XIX como un campamento de árboles de goma. Las compañías estadounidenses usaron savia de los árboles del área para hacer chicle, comenzando un frenesí de cosecha en la selva tropical que terminó en la década de 1950 con sustitutos sintéticos.

Eso dejó a los antiguos campamentos aislados y pobres, condiciones que cambiaron hace 20 años con la fundación de la empresa de turismo ecológico Alltournatives, que se asoció con los residentes de Pac Chen en su primer proyecto, compartiendo los ingresos con la comunidad y contratando personal local para dar recorridos turísticos.

“Comparten los puestos de trabajo: mujeres en la cocina, hombres que van de excursión y ancianos que dan la bienvenida a la gente”, dijo Solana, residente de Pac Chen y directora del Centro de Investigación y Educación Ambiental Maya. “Muchos de los habitantes no tienen manera de decir la hora, así que tenemos a alguien a quien llamamos un ‘mandadero’ que va de casa en casa en una bicicleta para decirle a la gente cuándo ir al trabajo. Esa posición también se va alternando con otras personas”.

Utilizando el mismo modelo, Alltournatives se ha expandido a otros poblados del área.

Hoy, los mayas indígenas de Pac Chen todavía viven en chozas tradicionales con techos de paja y paredes de madera o arcilla, ninguna con aire acondicionado. Pero con la llegada de dinero, la mayoría de los hogares ahora tienen electricidad y tuberías interiores, los caminos de tierra han sido pavimentados, y las nuevas aulas y los salarios de los maestros extendieron la educación hasta la secundaria; inclusive, la mayoría de los residentes del área ya tienen teléfonos celulares.

Pero la única forma de conectarse a Pac Chen era a través de un servicio inalámbrico local, con velocidades de descarga de menos de 1 megabit por segundo (Mbps).

Y las computadoras que usaban sus estudiantes estaban a más de 11 kilómetros de distancia, en la comunidad vecina de Tres Reyes, que recibe servicio del mismo proveedor de servicios inalámbricos. Los niños de ambas comunidades compartieron dos computadoras ahí, a menudo esperando hasta el final de la noche para tomar su turno.

Ahora, los niños de Tres Reyes pueden ir a Pac Chen, ya que no sólo tienen un laboratorio de computación completamente equipado ahí, sino que la prueba de velocidad de Ritchie mostró que la descarga llega a 35 Mbps.

Reduciendo la ‘brecha escolar’

Josué, de 17 años, fue uno de los primeros estudiantes en usar las computadoras. Hizo una tarea de química sobre el valor nutricional de la mantequilla, incluyendo un gráfico limpio con un análisis detallado.

“Antes de que la computadora estuviera aquí, teníamos que quedarnos en Tres Reyes haciendo la tarea”, dijo Josué mediante un traductor. “Estoy seguro de que sacaré 10 porque tengo acceso a una computadora y una impresora. El profesor quita puntos por trabajos escritos a mano ”.

Josué planea trabajar con su padre para Alltournatives, pero no dejará de aprender: usando las computadoras que Viasat donó, dice que se inscribirá a una universidad en línea.

Cuando Solana le pregunta qué piensa sobre las nuevas computadoras, Josué sonríe y toca el teclado blanco. “Es muy hermoso”.

Solana espera que las mujeres del pueblo, quienes en su mayoría solo hablan maya, tengan una primera experiencia muy diferente con las computadoras.

“Tendremos que enseñarles todo: a tocar las teclas con suavidad, a no traer refrescos”, dijo. “Aprender a leer es necesario para muchas cosas. Será mucho más fácil con estas computadoras. Puedes señalar las palabras”.

Después de que aprenden a leer y escribir, Solana planea enseñarles inglés, una habilidad que les ayudará en su interacción con los turistas.

Nuevo equipo médico

Justo como el laboratorio de computadoras, que carecía de aparatos, el edificio médico de Pac Chen estaba vacío hasta que llegó el envío de Viasat en junio. Ahora tiene una mesa para revisiones médicas, un escritorio de recepción, un monitor de presión arterial, un medidor de glucosa y muchos otros suministros básicos de salud.

Solana dijo que el dinero del gobierno debería cubrir tales artículos, pero la financiación se detuvo con la construcción del edificio.

Obtener fondos adicionales “lleva mucho tiempo”, dijo. “Arreglarán cosas para las grandes ciudades, pero de estos lugares se han olvidado”.

Con el equipo donado por Viasat, un médico de Playa del Carmen comenzará a hacer visitas regulares al pueblo.

“El domingo tendremos nuestro primer día de clínica”, dijo Solana.

Ella, quien ha ayudado a recaudar fondos para Pac Chen durante 12 años, dijo que las donaciones representan un gran paso para la ciudad. “Es muy gratificante”.

Steven McElroy, vicepresidente de ventas y distribución de Viasat, visitó Pac Chen el día en que se activó el servicio.

“Sé que estamos haciendo una gran diferencia en sus vidas”, dijo más tarde a los minoristas en México que estaban ahí por el Viaje de Incentivos. “Estamos ayudando a aumentar la alfabetización entre las mujeres de la ciudad, y sabemos que estamos abriendo un mundo de oportunidades para estos niños.

“Todos conocemos el valor de la conectividad. Nos alegramos de poder brindarle a Pac Chen lo que necesita para conectarse a una mejor educación y atención médica. Cuando viajamos, queremos que cada lugar sea un poco mejor de lo que lo encontramos, y creo que esta vez lo hicimos”.

BackAtrás