08/02/19

Conectividad para los autos del futuro

Ingenieros de Viasat preparan las antenas que algún día podrán ayudar a conectar autos en todas partes.

El hecho de que los autos se muevan de las ciudades al campo, y a través de una gran variedad de paisajes, los convierte en un desafío de conectividad. La solución reside en un híbrido de conexión terrestre y satelital en el que Viasat juega un papel muy importante.

Los automóviles actuales emplean hasta 50 sistemas computacionales para su funcionamiento, lo que posiblemente convierte a tu SUV en el “gadget” más sofisticado que posees. A pesar de lo tecnológicamente avanzados que ya son los autos hoy en día, están por serlo mucho más y el Internet satelital jugará un papel importante en el futuro de nuestra movilidad.

Los sensores en los automóviles del futuro les permitirán compartir información casi de manera instantánea, incluida la velocidad y ubicación de los autos alrededor, condiciones de las carreteras y obstáculos en el camino, lo que idealmente reducirá el tráfico vehicular y los accidentes.

¿Quieres encontrar la fila más corta de servicio al auto entre los restaurantes de comida rápida más cercanos? ¿O ver si hay algún lugar de estacionamiento disponible en tu plaza comercial favorita antes de salir de casa? ¿Saber con anticipación qué tan saturado está el tránsito? Con múltiples sensores en varios autos comunicándose entre sí a través de una base, esa información y mucho más estará disponible fácilmente. Semáforos, calles, carreteras y ciudades enteras eventualmente serán construidas o adaptadas para mejorar aún más la seguridad y el confort públicos.

El automóvil del futuro no tan lejano funcionará más como un espacio en movimiento: cuando ya no sea necesario que la vista del conductor permanezca fija en el camino, tanto él como los demás pasajeros podrán en su lugar, trabajar, ver películas o comprar en línea durante su trayecto. Esta realidad está más cerca de lo que podrías imaginar:

  • Todos los grandes fabricantes de automóviles planean lanzar vehículos que no requieran conductor a principios de 2020.
  • Se estima que el 90% de los automóviles nuevos estarán conectados a Internet para 2020.

El desafío de la conectividad

Debido a que los vehículos se desplazan través de una variedad de terrenos y climas, imponen un extraordinario desafío de conectividad. Una sola tecnología no satisfará las necesidades del automóvil conectado, es por ello que ingenieros están trabajando en enfoques híbridos que combinen conectividad satelital y terrestre. Esta conectividad híbrida ya es utilizada por la radio satelital, pero la gran variedad de aplicaciones integradas en los vehículos del futuro requiere de una combinación innovadora de ambas redes.

Este ligero retraso, o latencia, existente en la transmisión de datos satelitales implica que no es la mejor forma de comunicación para controlar vehículos, pues requiere comandos con tiempos de respuesta rápidos.

Entonces, ¿cuál es el papel que juega la conexión satelital en este caso?

  • La transmisión de video / audio de alta calidad, así como el GPS, con el que la mayoría de nosotros ya estamos familiarizados, la convierten en la mejor opción para el entretenimiento y la navegación.
  • La multidifusión de datos en tiempo real representa una manera eficiente y segura de descargar gran cantidad de datos en millones de vehículos para el control del tráfico y actualizaciones frecuentes del software.
  • La conexión satelital puede brindar cobertura en áreas fuera de las ciudades, donde la conexión terrestre a menudo no funciona.

“Con una red híbrida se enrutan los datos a través de la red que sea más conveniente en cada caso, ya sea satelital o terrestre”, señala María Carolina Vigano, ingeniera de antenas en nuestras oficinas de Suiza.

Las velocidades súper rápidas del 5G, la próxima generación de conexiones para dispositivos móviles, son parte de la solución que se necesitará en el futuro, pero no será suficiente, ya que el costo de construir las numerosas antenas 5G de “célula pequeña” que se necesitarán, implica que, como la mayoría de las nuevas tecnologías, llegarán primero a las áreas urbanas, y mucho después a las áreas rurales difíciles de conectar. Es aquí, nuevamente, donde la conexión satelital es una pieza fundamental de la conectividad como parte de una red híbrida.

“Creo que las redes terrestres y satelitales se complementan de manera bastante natural para garantizar que la banda ancha llegue a todas partes”, dijo Ferdinando Tiezzi, uno de los directores de desarrollo de negocios que trabaja con Vigano en nuestra sede de Suiza. “A través de conexión satelital puedes brindar algunos servicios de manera más eficiente y puedes rastrear vehículos fuera de las principales ciudades”.

Parte del desafío que mencionamos es que la conectividad dual requiere dos antenas en cada vehículo: una para 5G y otra satelital. “Para que el satélite esté presente en los automóviles necesitamos una terminal que pueda integrarse de manera adecuada en ellos”, dijo Tiezzi. Las antenas de sistema en fase que Vigano ayudó a diseñar son parte de la solución, pues pueden ser “dirigidas” electrónicamente para rastrear la posición de un satélite. Además son compactas y livianas, lo que las hace ideales para conexiones de vehículos en movimiento. Las antenas también deben tener un precio adecuado para que los costos de este tipo de autos se mantengan a precios razonables.

Viasat ya está probando la conectividad de vehículos de doble fuente (satelital y terrestre) en tres ambulancias, como parte de un programa piloto en Europa occidental. Finalmente, la próxima constelación de satélites ViaSat-3, que dará cobertura a global, será un paso importante para hacer que funcione esta fórmula compleja de conectividad y asequibilidad. Se espera que cada uno de los tres satélites ViaSat-3 tenga al menos un terabit por segundo de capacidad de rendimiento, más que el resto de los satélites de telecomunicaciones del mundo combinados.

Back

Atrás